Prensa

´Yerma´ en La Opinión A Coruña.

Modesto Méndez Romar | Sada 21.06.2015 | 02:04

Nuevamente el centro sociocultural Ágora sirvió como templo de la majestuosidad de las artes escénicas.

De la mano de Víctor Díaz Barús y la colaboración del Grupo de baile de la Casa de Andalucía los espectadores fuimos testigos de otro digno trabajo de calidad por parte de los actores y actrices que componen el grupo de teatro de dicho centro.

Interpretación en estado puro, puesta en escena, dirección, montaje y danza con sentimiento nos volvieron hacer vibrar con dos actuaciones magistrales que merecen el mayor de nuestros respetos y elogios.

Cambios en lo político se asoman por nuestra ciudad y muchos de los aficionados al arte esperamos que sus nuevos dirigentes tomen nota y tengan muy presente a este grupo que tantas noches nos ha deleitado con su trabajo y esfuerzo.

Enhorabuena a todos y recordemos que este fin de semana en lo cultural nuestra entrañable A Coruña se llamó: Yerma.

García Lorca, en el Ágora

J.A. Martínez Sevilla. Redacción | Actualizado 13 Junio 2015 – 00:18 h.
Hoy y mañana, 20,30 horas, Centro Ágora comparece con su grupo de teatro-entradas con invitación a recoger en la conserjería del local municipal-para representar la obra de Federico García Lorca “Yerma”. Colabora en el debut el grupo de baile Soniquete de la Casa de Andalucía. Ambos bajo la dirección audaz y retadora de Víctor Díaz Barús, pragmático e inquieto intelectual.
Parece justo hacer balance de cuanto los adoradores de Talía deben a tipos como Díaz Barús. Montar, elegir y escenificar textos. Buscar telares y mobiliario. Dar con los actores idóneos. Ocuparse de la última luz o del tramyista descuidado que puede dar al traste con la representación. Coordinar a figurantes, carpinteros, electricistas, vestuario, público asistente… Un mundo rico en perspectivas tentadoras y perverso en ruidosos fracasos, aceptando riesgo y compromiso. Porque “Yerma” es obra de perenne vigencia aunque su creador haya hecho mutis por el foro, pues subsiste con el clamoroso silencio en el tiempo actual donde el crecimiento de población es negativo y la grey infantil se haya ido tras el flautista de Hamelin… también es de justicia destacar el cartel propagandístico-complejo en su endiablada sencillez magenta, figuras, bailarinas y bordados-firmado por el pintor M. Albal.
Una trilogía clásica a la española. Incompleta. Sin rematar, ya que la poesía se lo llevó cuando iniciaba “La destrucción de Sodoma” y contaba con “Bodas de sangre” y “Yerma”. Precisamente sobre el último título insistía el autor en que había procurado guardar fidelidad a los cánones. Así “Yerma” no tiene argumento. Es un carácter desarrollado en el transcurso de seis cuadros. Coros que comentan hechos y bailes que le dan alma. ¿Protagonista inocente en su infecundidad o Juan, su marido, héroe trágico? Hay quien alude a erotismo biológico, deseo genético, tragedia de la libido frustrada… ¿No valen como seducción para verla?

El deseado regreso de ‘Misericordia’ en La Opinión A Coruña.

18-01-2015 23:24

En junio del año pasado, 28 amantes del teatro dirigidos por Víctor Díaz Barús se subieron al escenario del Ágora, para muchos el primero que pisaban como actores. Frente a ellos un patio de butacas repleto, que al día siguiente repitió el mismo aspecto para goce de los artistas. Se habían bautizado en la dramaturgia. Este viernes volverán a interpretar Misericordia, de Benito Pérez Galdós, en el mismo auditorio y con la misma ilusión, pero con más de medio año de experiencia a sus espaldas.

El director del grupo de teatro aficionado del Ágora apunta que mucha gente se había quedado sin ver la función, por lo que decidieron interpretar la obra de Galdós de nuevo. “Seguro que habrá otro lleno”, vaticina Díaz Barús mientras hace una pausa en los ensayos. Estos días también prepara a los actores del presente curso, que estrenarán en junio Yerma, de Federico García Lorca. Aunque trabaja con otro grupo, el dramaturgo advierte que no dejó de ensayar con los participantes de Misericordia “para no perder el hilo”. Y es que el director espera llevar la obra a otros certámenes. Por ahora, ultima la puesta en escena de una función que siempre le interesó.

“Le tenía muchas ganas, se hizo pocas veces porque es difícil de interpretar”, dice sobre la pieza, que estima que solo se interpretó “unas cinco o seis veces en España”. Díaz sostiene que se trata de un texto lleno de actualidad, centrado en el drama que sufre su protagonista, la criada y mendiga Benina. A pesar de la crudeza de la obra, el director señala que se trata de una tragicomedia porque “hay varias escenas que hacen reír”, restando la alta carga de dramatismo que reflejan los vaivenes de la vida de Benina.

El estreno de Misericordia supuso la cuarta pieza interpretada por los grupos de actores aficionados elegidos cada año en el Ágora. Las formaciones del director interpretaron obras de Antonio Buero Vallejo, Valle Inclán, Lola González y el propio Víctor Díaz Barús.

Víctor Díaz Barús, vocación escénica

J.A. Martínez Sevilla | Redacción | Actualizado 29 Mayo 2014 – 03:10 h
La vida no deja de ser un drama al servicio de una vocación. Siempre adelante. De ahí parte un sentimiento de nuestra naturaleza hacia determinada actividad. Tal espíritu de trabajo, prestado con interés y abnegación, contribuye a definirnos. Así, insistimos una vez más, Víctor Díaz Barús, director y promotor teatral. No necesita alabanzas ni críticas laudatorias. Mejor que nadie conoce sus limitaciones y méritos. Pero también sabe cuanto esfuerzo es necesario para sobresalir en su campo. Ahora el grupo de teatro que dirige representará –días 6 y 7 de junio a las 20.30 horas, entrada libre hasta completar aforo– en Ágora la obra “Misericordia”, de Benito Pérez Galdós.
Un centro cultural para disfrutar los coruñeses y agregados. Inmueble bien diseñado y funcional –no es momento de analizar su colosalismo o despilfarro económico–. Ahí está y nuestras autoridades municipales intentan conseguir su mayor rentabilidad colectiva. Innegable labor tuitiva cultural a todos los niveles desarrollada por los responsables de María Pita, aprovechando edificios y cauces institucionales. El cartel anunciador del evento –firmado por M. Abente– refleja sobre fondo oscuro una pareja necesitada que demanda ayuda bajo unas manos angustiosas que imploran caridad.
Sombras y ficciones. Galdós intentó abrir la puerta para fijar y dar aire nuevo al teatro de su época, anquilosado y hermético, sumido en mitos caseros. Encontró nueva densidad a la involución de otra perspectiva social. No obstante, pese a su indudable mérito, no mejoró al Galdós novelista. La estructura teatral es narradora y sus diálogos rompen la economía dramática necesaria… Pese a todo, importa rescatarlo por cuanto sus personajes aparecen enclaustrados en los bando que todavía padecemos: los del amor al trabajo y la verdad, y los intolerantes inmovilistas que se tachan de progres.

Casting en el Ágora para la obra ‘Yerma’ de García Lorca

30-09-2014 23:36
El grupo de teatro del Ágora convoca un ‘casting’ este viernes para formar el elenco de actores aficionados que representarán la obra ‘Yerma’, de García Lorca, el próximo año.

De brindar lágrimas, sonrisas y ovaciones a las tablas de los auditorios a convertirse en los protagonistas que las provocan desde ahí arriba. El grupo de teatro del Ágora ofrece un viaje al mundo de la interpretación a partir de este viernes, cuando el auditorio albergue un casting que seleccionará a los más de treinta actores y actrices que formarán el elenco de Yerma, uno de los dramas más internacionales de Federico García Lorca.

Al cargo de la adaptación estará Víctor Díaz Barús, que dirige la iniciativa por quinto año consecutivo. La formación de artistas, entre los que se combinan intérpretes de poca experiencia con aficionados primerizos, debutó el primer año con El concierto de San Ovidio, de Antonio Buero Vallejo; seguido en las siguientes temporadas por Luces de Bohemia, de Valle Inclán; Lágrimas de Sangre, de Lola González y el propio Díaz Barús; y. Misericordia, de Benito Pérez Galdós. La obra elaborada por el redactor homenajea a Lorca, mostrando las últimas horas de vida del autor granadino y los recuerdos que le vienen a la cabeza.

Barús vuelve a homenajear al poeta y dramaturgo con este clásico universal que todavía sigue siendo actual. “Lorca es lo máximo en el teatro, permite una variación enorme en cada obra”, explica el director, fiel a la filosofía del artista en cuanto a la forma de entender las artes escénicas: “el teatro es de todos y para todos, no solo para una élite”. El espejo de Barús se encuentra ochenta años atrás en el tiempo, cuando Lorca llevaba su Barraca ambulante a modo de misionero por todo el Estado. “Nos enseñó cómo ver el teatro, era un genio de la dramaturgia”, elogia.

A las pruebas de selección del elenco espera recibir entre cincuenta y sesenta personas, que deberán leer un texto de la obra para mostrar sus capacidades. El encargado de la adaptación confiesa que intenta dar cabida a todos, aunque el número de intérpretes se reducirá a treinta. A ellos se sumarán los actores y actrices que triunfaron este verano con el estreno de Misericordia, llenando el auditorio del Ágora los dos días de la función. En enero repetirán ante el público del teatro Colón, por lo que la obra sigue viva aunque el grupo comience a trabajar próximamente en la representación de Yerma.

El director volverá a contar con un elenco heterogéneo, desde jóvenes de veinte años a jubilados que superan los ochenta. “Los hay que, tras una vida dedicada al trabajo, se atreven con el teatro”, cuenta ilusionado Barús, que durante los últimos cinco años dirigió a cerca de 200 personas con su grupo de teatro aficionado. Personas que soñaron con convertirse en personajes irrepetibles de la dramaturgia y lograron ver esos deseos cumplidos ante cientos de espectadores. Cada viernes, los intérpretes irán sumando ensayos en sus nuevas carreras artísticas hasta alcanzar el ansiado estreno de mayo o junio de 2015.

Las últimas horas de García Lorca, en el Ágora

Lola González y Víctor Barús acercan al público coruñés el espectáculo ‘Lágrimas de sangre (Últimas horas de Federico García Lorca)’

La Opinión A Coruña, A Coruña. Redacción | A Coruña 07.06.2013 | 15:55
El centro Ágora acoge este viernes a las 20.30 horas ´Lágrimas de sangre (Últimas horas de Federico García Lorca)´, un espectáculo que aúna teatro, poesía, danza y canto. La obra presenta a Lorca, prisionero y solo, esperando la decisión de sus captores. Por su memoria irán desfilando sus poemas, imágenes de su vida y recuerdos de las mujeres que inmortalizó en su obra.

Los autores de ´Lágrimas de sangre (Últimas horas de Federico García Lorca)´, Lola González y Víctor Barús, cuentan para su representación con la colaboración especial del Grupo de baile de la Casa de Andalucía, la soprano Y-hua Chang y la camerata Piu Bella.

La entrada para el espectáculo será libre hasta completar aforo.

El nuevo Ágora ya tiene grupo de teatro.

Pablo Portabales25/2/2011

El nuevo centro cívico-cultural Ágora, ubicado al lado del barrio de Os Mariñeiros, todavía no se ha inaugurado, pero ya cuenta con un grupo de teatro bautizado con el mismo nombre que la nueva instalación municipal. «Cuando abra allí tendremos nuestro cuartel general», comenta Pilar Santamaría, una coruñesa veterana que durante años fue actriz y que cuenta en una carta que envió a La Voz que no se pierde un ensayo y que disfruta como una niña. Sí, porque para la puesta de la largo del nuevo edificio llevan semanas ensayando la obra El concierto de San Ovidio, de Buero Vallejo. «Es una pieza muy difícil que dura dos horas y media y en la que hay papeles muy complicados para actores aficionados. En total somos casi 30 personas en la compañía», explica Víctor Díaz Barús, el director, un experto en la materia que atesora infinidad de premios. Los protagonistas surgieron merced a un cásting. Sí, porque se trata de una selección que se llevó a cabo entre candidatos de los centros cívicos municipales con la intención de crear un grupo que los represente a todos. Ahí los tienen durante uno de los ensayos, que de momento son en el centro cívico de los Mallos. «A finales de abril o principios de mayo estaremos preparados», anuncia el director.